Tener una chimenea es uno de los grandes placeres que se puede disfrutar en una casa. Cuando comienza el frío y la encendemos por primera vez, el aroma, el calor y la sensación tan agradable nos desplaza muchas veces a grandes momentos. Hoy en día, las chimeneas han cambiado mucho y cada vez son más eficientes y seguras. En este artículo, descubrirás cuáles son los tipos de chimeneas más habituales, cómo limpiarlas, utensilios y herramientas necesarios para utilizarlas e incluso cómo decorarlas.

Origen de las chimeneas.

Una chimenea no deja de ser un conducto por el cual sale el humo resultante de la combustión de distintos materiales. Ya sea leña, biomasa, pellets, etc… Aunque en la actualidad, la idea que tenemos es de un producto arquitectónico que se construye o instala en viviendas y otro tipo de construcciones para proporcionar calor.

Según los historiadores, hace más de veinte siglos, ya existían agujeros con tubos en algunas viviendas para crear el fuego y que el humo saliera al exterior.

En el siglo XII ya se crearon las primeras chimeneas con campana y un tubo que salía al exterior, pero eran muy básicas.

A partir del siglo XIII fueron evolucionando, aunque de una manera lenta.

Posteriormente, se fueron extendiendo en el s. XIV en España, Francia e Italia. Se creaban ya plantas circulares con campanas y tubos pegados a la pared. En esta época, en España no se utilizaba la palabra chimenea sino fumero o humero.

chimenea antigua

En los siglos XVII y XVIII se empezaron a utilizar ya no sólo para calentar o cocinar, sino como elementos decorativos, cambiando en muchos casos, la piedra por el mármol.

Sin embargo, no fue hasta el s. XVIII cuando Benjamin Franklin inventó la estufa. Este fue un gran paso, ya que diseñó una obra de hierro fundido que fuera funcional no sólo para obtener calor sino también para conservarlo.

Aunque hoy en día las chimeneas son muy eficientes y se puede calentar todo el hogar gracias a ellas. se ven sometidas a un segundo plano debido a otras opciones como la calefacción central. No obstante, siguen siendo una gran opción para construcciones de viviendas unifamiliares y cualquier entorno al que se le quiera añadir encanto.

Partes de una chimenea.

En la actualidad, existen muchos tipos de chimeneas, pero una de las más clásicas y conocidas son las de hogar abierto. Aquí te mostramos una imagen con las partes de una chimenea.

partes de una chimenea

Tipos de chimeneas.

Gracias a la tecnología, evolución y el diseño, tenemos la suerte de poder acceder a muchos tipos de chimeneas que ya no sólo optimizan los recursos, sino que son también mucho más seguras de lo que eran en el pasado.

También vamos a incluir estufas, ya que muchas veces se mezclan entre sí y aunque las funciones varían un poco ya que las chimeneas están más enfocadas a repartir el calor en una estancia y las estufas están más indicadas para calentar una parte rápidamente, son primas hermanas y muy importantes a la hora de hablar sobre los tipos de chimeneas.

Chimenea de leña.

Las chimeneas de leña son las más conocidas y populares. Aportan una sensación muy cálida a las viviendas y su diseño siempre añade mucho encanto. La manera de conseguir calor, es mediante la combustión de leña o madera.

Si vives en un edificio, probablemente no puedas instalarla si este no tiene creados conductos específicos para ella, pero si tienes una vivienda unifamiliar o vas a construir una, puedes instalarla sin problema solicitando un permiso al ayuntamiento.

Las chimeneas de leña pueden crearse de muchas maneras. Existen muchas ya prefabricadas o la pueden construir desde cero. Se suelen utilizar ladrillos refractarios  que son extremadamente resistentes a las altas temperaturas. Hay un gran abanico de posibilidades.

Debido al bajo coste de la leña, este tipo de chimenea hará que ahorres bastante en la factura para calentar tu vivienda. Tiene grandes ventajas ya no sólo económicas, sino también funcionales. Si por ejemplo existe un apagón de la electricidad, al no depender de esta, nunca te quedarás sin su calor.

Dentro de las chimeneas de leña, podemos encontrar varios tipos, entre ellos:

Chimeneas de leña de fuego abierto.

Estas son las más conocidas y extendidas sobre todo en medios rurales. No hay barreras entre el fuego y el resto de la estancia. Aunque son las clásicas y unas de las que más encanto tienen, debes saber que son las que menos optimizan el calor, ya que mantienen de media entre un 10% y un 15%.

Al estar abiertas, el calor no se concentra y quizás si tu intención es mantener un buen sistema de calefacción en tu domicilio, debas optar por aquellas cerradas.

chimenea de leña clásica

Chimenea de leña de hogar abierto

Chimeneas de leña de cámara cerrada.

Dispone de una cámara cerrada, por lo que existe una barrera entre el fuego y la estancia. En este caso, las ventajas respecto a las abiertas es que se controla mejor el flujo y no entra tanto aire frío o no estar expuesto el fuego, por lo que se consigue mayor temperatura y un intercambio de calor más óptimo.

Chimenea de leña con cámara cerrada

Chimenea de leña con cámara cerrada.

Chimeneas de leña de doble cámara.

Estas chimeneas son como las anteriores con la diferencia de que se producen dos combustiones. Primero la de la madera quemada y posteriormente la de los gases y restos de la primera leña. Esto produce una optimización del material lo que hace que se ahorre en leña y se produzcan menos residuos.

chimenea de leña con doble cámara

Chimena de leña con doble cámara.

Chimeneas de Pellet.

Las chimeneas de pellet son aquellas que utilizan como combustible los pellets. Los pellets son un tipo de biomasa que se presenta en forma de pequeñas cápsulas que contienen serrín compactado.

Las chimeneas o estufas de pellets son hoy en día una gran opción debido al bajo coste de la biomasa  y ser muy sostenible y ecológica.

Además, hoy en día, la mayor parte de modelos disponen de sistemas automatizados por lo que se puede regular a nuestro gusto.

Los pellets se suelen presentar en sacos de 15 kilos. Además, no abultan demasiado y consiguen un gran poder calorífico.

estufa de pellets

Estufa de pellets.

Chimeneas de gas.

Las chimeneas de gas son aquellas que utilizan gas como método de combustión. Necesitan una vía directa a las tuberías de gas de la vivienda. Estas chimeneas son muy estéticas y acogedoras. Se puede regular la cantidad de llama que desprenden. Funcionan igual que las cocinas de gas.

Una ventaja de estas chimeneas, es que no desprenden humos.

No son precisamente la opción más económica ni sostenible, aunque para determinados ambientes, hace de las chimeneas de gas un tipo de calefacción con un diseño increíble y funcional.

chimenea de gas

Chimenea de gas.

Chimeneas de bioetanol.

Las chimeneas o estufas de bioetanol, son las que necesitan como combustible bioetanol. Al igual que las chimeneas de gas, son dispositivos muy estéticos y además requieren de muy poca instalación. Aparte, son chimeneas bastante seguras.

No obstante, su mantenimiento es elevado y suelen ser más utilizadas con fines estéticos que para calentar las estancias.

chimeneade bioetanol

Chimenea de bioetanol.

Utensilios para limpiar chimeneas.

Es fundamental realizar un buen mantenimiento de nuestra chimenea con el fin de conseguir una buena seguridad y que pueda funcionar correctamente. Para ello, necesitaremos adquirir una serie de herramientas o utensilios específicos. Aquí te indicamos cuáles son los más importantes y cuáles son sus funciones.

Cepillo deshollinador.

Es una de las herramientas imprescindibles si tienes una chimenea de leña o de pellets. Su función es limpiar el tubo para que no se obstruya con hollín y así el flujo de aire sea el correcto y seguro. Esto supone una limpieza física.

Cepillo deshollinador de naylon.

Tronco deshollinador.

Por otra parte, tenemos el tronco deshollinador que realiza una limpieza química. Éste, consiste en un tronco químico que se echa en el fuego y provoca una reacción con la cuál se elimina el hollín y la creosota. Se deja actuar hasta que se apaga el fuego por sí solo y lo ideal es utilizarlo unas 3 veces al año si se utiliza la chimenea con frecuencia.

Kit de chimenea.

No hay chimenea de leña que no esté acompañada de un kit a su lado.

Cuando manipulamos la leña, debemos de hacerlo con cuidado y seguridad. Estos juegos de herramientas también se denominan atizadores y suelen contener unas tenazas fuertes, un cepillo para eliminar la ceniza, un recogedor y un gancho. Estas son herramientas básicas para poder maniobrar bien la madera y las brasas. Suelen venir con una plataforma para poder colgarlas y mayoritariamente están creadas con hierro forjado.

atizadores para chimenea

Atizadores para chimeneas.

Fuelle.

A no ser que tengas la misma capacidad pulmonar de Superman, necesitarás un fuelle para poder avivar el fuego y no quedarte sin aire. Es una herramienta que además de ahorrarte tiempo, te proporcionará seguridad.

fuelle para chimenea

Fuelle para chimenea.

Aspirador de cenizas.

El aspirador de cenizas es un gran aliado a la hora de dejar nuestra chimenea de leña o pellets reluciente. Aunque podemos quitar lo mayor con un cepillo y un recogedor, lo ideal es tener también esta máquina que aspirará hasta las partículas más pequeñas.

Aspirador de cenizas.

Aspirador de cenizas.

Pantalla salvachispas.

Las pantallas salvachispas son aquellos elementos protectores que se ponen delante del fuego y evitan que las chispas que salten puedan crear cualquier tipo de peligro en el caso de tener una chimenea de hogar abierto. Es un elemento fundamental para salvaguardar la seguridad de nuestra vivienda cuando hagamos fuego.

Pantalla salvachispas.

Pantalla Salvachispas.

Cómo limpiar una chimenea.

Mantener limpia tu chimenea es necesario para que la seguridad y funcionalidad sean las correctas. Hay bastantes diferencias entre la limpieza de las chimeneas de gas o bioetanol y las de leña o pellets.

Limpieza de chimeneas de gas.

En el caso de las chimeneas de bioetanol o de gas, el mantenimiento y limpieza es más cómodo ya que no dejan apenas residuos al no tener una combustión de pellets o madera. Sin embargo, es primordial que al menos una vez al año se llame a un técnico y revise al completo la instalación.

Aunque el gas no deje tantos residuos con los otros tipos de chimeneas o estufas, muchas veces puede dejar particulares imperceptibles que pueden taponar alguna de las válvulas o vías de ventilación y hacer que el gas no salga correctamente o no ventile lo suficiente.

Aparte, debe revisar también la instalación y los conductos del abastecimiento de gas con el fin de asegurar que no existen fugas.

Por último, también tendrá o tendrás que revisar el cristal para comprobar que no tiene grietas y tratarlo correctamente tal y como indique el fabricante.

Siguiendo estos consejos, siempre tendrás a punto tu chimenea de gas.

Limpieza de chimenea de leña o pellets.

La limpieza de las chimeneas y estufas tanto de leña como de pellets, debe hacerse obligatoriamente cada temporada de uso ya que, si no lo hacemos, se puede correr riesgo de incendio o de intoxicación.

Lo más importante, es mantener los tubos libres de hollín y controlar que el tiro funcione correctamente.

Para ello, lo ideal es realizar una limpieza química y otra mecánica. Como hemos comentador anteriormente, la química se realiza con los troncos deshollinadores y la mecánica, con los deshollinadores manuales.

Por otra parte, si tenemos una chimenea de hogar cerrado, también tendremos que revisar la puerta y comprobar que el cristal esté en perfecto estado.

Por último, comprobaremos el tiro de la chimenea con el fin de que funcione correctamente y el flujo de aire sea el correcto en cada posición.

Cómo decorar una chimenea.

Las chimeneas, se pueden decorar, y no, no hablamos de poner adornos encima de ella 😉.

Cuando decimos de decorar una chimenea, nos referimos a revestirlas. Ya en el renacimiento se revestían con mármol y era símbolo de riqueza, elegancia y distinción. Hoy en día, gracias a la gran variedad de materiales, podemos crear un diseño personalizado de grandes prestaciones, con fines prácticos y decorativos con muchos tipos de revestimientos.

Aquí te mostramos varios ejemplos de chimeneas con estilos diferentes.

chimenea con revestimiento de piedra

Chimenea con revestimiento de piedra.

 

Chimenea con revestimiento de porcelánico

Chimenea revestida con material porcelánico.

 

chimenea con revestimiento de madera

Chimenea con revestimiento de madera.

 

diseño de chimenea clásica

Chimenea con revestimiento clásico.

chimenea con diseño moderno

Chimenea con diseño moderno.

Conclusión.

Tener una chimenea hace de nuestra estancia algo mágico y especial.

Si has decidido comprar o instalar una chimenea o estufa en tu domicilio, ten en cuenta que es un producto que hay que mantener y cuidar. Sobre todo, para mantener una buena seguridad.

Ten en cuenta también si te está permitido hacer la instalación y elige siempre productos de máxima calidad.

Desde Santiago Criado, te animamos a que nos consultes cualquier duda que tengas. Trabajamos con una de las mejores marcas de chimeneas y estufas, por lo que te asesoraremos en todo lo que necesites.