La piedra de Villamayor o también conocida como piedra franca o arenisca de Villamayor, es una piedra arenisca muy conocida de las canteras de Villamayor, un pueblo integrado en la comarca de la Armuña que pertenece a la provincia de Salamanca.

Dispone de denominación geográfica, por lo que es una piedra única en el mundo, y su armonía y belleza ha provocado que otras ciudades de España y numerosos países, hayan querido exportarla para poder disfrutar de ella en sus obras.

En este artículo, descubrirás el origen de esta noble piedra, cuál es su aplicación principal, todo el proceso por el que pasa antes de llegar a construcciones y esculturas y grandes obras que utilizan de una manera u otra este material.

Piedra de Villamayor. Origen.

El origen de la piedra de Villamayor se remonta a la era del cenozoico dentro del período paleógeno y en la época del eoceno y con curso fluvial. Esto quiere decir que aproximadamente tiene una antigüedad de 56 millones de años.

La piedra de Villamayor se extrae únicamente en canteras que se encuentran en la localidad del mismo nombre.

El compuesto de esta arenisca es de un 40-70% de cuarzo, entre un 10% y un 30% de feldespato y entre un 10% y un 20% de un mineral denominado mica. También tiene óxido de hierro en menor proporción y otros compuestos.

cantera de piedra de villamayor

Una de las canteras originales de piedra de Villamayor en Villamayor de Armuña.

Como hemos comentado, es una piedra de tipo arenisca, esto hace que esté compuesta de gránulos de un tamaño similar a la arena fina.

La piedra de Villamayor es muy suave y posee multitud de tonos que cambian con el paso del tiempo. Los tonos principales son los ocres, rosados y rojizos. Éste último tono se acentúa con el paso del tiempo debido a los óxidos de hierro que componen la piedra.

El tallado es “sencillo” debido a la finura del grano, por lo que se puede realizar cualquier tipo de encaje o calado.

Es una piedra que, sin duda, presenta calidez y elegancia.  

Por otra parte, es altamente resistente al paso del tiempo, sin embargo, posee una vulnerabilidad que puede llegar a alterarla. Esta piedra es algo sensible a la humedad, por lo que la mejor manera de evitar esa alteración, es evitando que esté en contacto con el suelo. De esta manera, se garantiza en gran parte la alteración a esta piedra.

Cómo se trata la piedra de Villamayor. Extracción, desbastado y corte.

Para poder utilizar la piedra de Villamayor, es necesario seguir una serie de pasos. Lógicamente, el primero será la extracción desde la misma cantera.

Hoy en día, sigue existiendo en el municipio una de las canteras más antiguas a cielo abierto. Aunque actualmente ya no se extrae piedra de ella, aún se pueden ver antigua maquinaria utilizada para su extracción. Es un pequeño gran museo natural.

Extracción.  

La extracción de la piedra de Villamayor es un proceso laborioso, por lo que lo explicaremos grosso modo.

Para comenzar, primero se deben eliminar todos los elementos sobrantes como tierra y vegetación de alrededor.

Posteriormente, se hace una inspección de las capas para comprobar cuáles son las correctas para su extracción. A veces la piedra de Villamayor se encuentra a una profundidad aproximada de 9 metros.

Se crean líneas en las que se delimita el tamaño y la longitud del corte.

Después esa tierra o capas que no eran de piedra de Villamayor, se utilizan para cubrir el hueco que ha quedado al hacer la extracción de la misma.

Tradicionalmente, la extracción se llevaba a cabo manualmente con herramientas como: cuñas y picas y se levantaba a través de palancas.

Extracción tradicional piedra de Villamayor

Maquinaria tradicional en cantera de extracción.

Hoy en día, gracias a la tecnología, se utilizan compresores y sistemas neumáticos. Aparte, existen también se usan sierras mecanizadas con grandes discos que van sobre raíles los cuales facilitan mucho la división y el corte de la piedra de Villamayor.

Una vez que están realizados los cortes transversales y longitudinales, los canteros utilizan martillos neumáticos y coderas para desprender totalmente el bloque de piedra del bancal.

Estos bloques que se desprenden del bancal, se llaman mampuestos y serán los que se lleven al taller para ser tratados por los canteros.

Desbastado y corte.

El desbastado es la acción que se lleva a cabo para poder darle a los bloques unas medidas y formas determinadas para su posterior utilización.

Para ello, se necesita conseguir que los bloques tengan formas de prismas regulares y todos sus lados lisos para su aplicación y uso posterior.

Al igual que en la extracción. De manera tradicional se utilizaban herramientas como las escuadras, la regla o cincel entre otros instrumentos. Hoy en día se utilizan radiales de corte especiales los cuales suelen incluir un chorro de agua.

placas de piedra de villamayor

Piedra de Villamayor desbastada y cortada en placas para revestimientos.

Estas máquinas dan un resultado más exacto, con unas líneas perfectas y unos acabados muy pulcros. Al resultado final de este corte, lo denominamos sillar.

Dentro de la sillería, existen distintos tipos de piedras dependiendo del tamaño, la forma, el estado de labra y las aplicaciones que van a recibir.

Algunas de las más utilizadas y populares son:

Mampuestos: los mampuestos como hemos comentado arriba, son piedras sin labrar o que tienen un labrado muy básico y/o tosco.

Sillares: piezas labradas en su mayor parte con forma paralelepípeda, aunque en ocasiones, puede tener otras formas menos regulares e incluso con formas curvas y redondeadas para adaptarlas a bóvedas y arcos.

Sillarejos: los sillarejos son piezas similares a los sillares pero de menor tamaño y más manejables.

Placas: las placas son piezas de formas geométricas utilizadas para revestimientos de fachadas. Su grosor suele ser de 3 a 7 centímetros.

Losas: las losas son piezas también similares a las placas pero de mayor grosor. Se utilizan como pavimentos y su grosor es de 6 a 12 centímetros de media.

Trabajos y utilización de la piedra de Villamayor.

Antiguamente, se utilizaba la piedra de Villamayor como material de construcción. Su uso era variado puesto que su tallado es relativamente sencillo debido a las características de la piedra. Desde los muros de grandes obras arquitectónicas, hasta los más pequeños detalles.

En la actualidad, se utiliza principalmente como revestimiento de edificios, ya que los muros suelen estar construidos con ladrillos u hormigón.

Por otra parte, están muy extendidas las pequeñas y medianas esculturas.

Por supuesto, también son muy usadas para la restauración de monumentos y edificios en general que tengan esta piedra.

La magia del trabajo artesanal.
Los escultores y canteros son capaces de crear y recrear increíbles obras que perdurarán en los tiempos.

Construcciones realizadas con Piedra de Villamayor.

Como no podía ser de otra manera, la ciudad de Salamanca es ampliamente conocida por sus monumentos e impresionante arquitectura llegando a ser la máxima representación de la corriente artística y arquitectónica del plateresco .

Quien haya visitado esta bella ciudad, se habrá visto sorprendido por el tono dorado de sus calles, sobre todo, en la zona centro. Este dorado se transforma en un color rojizo espectacular cuando el sol va cayendo y sus rayos inciden en la piedra de Villamayor aportando una magia, nobleza y delicadeza poco comparable a otras ciudades.

Pero no sólo los monumentos tienen en su haber a la piedra de Villamayor. A lo largo de toda la ciudad, podemos descubrir un sinfín de edificios revestidos o construidos con ella.

A continuación, podrás ver en estas preciosas fotos, algunas de las construcciones más emblemáticas con la piedra franca.

catedral nueva de Salamanca

Catedral Nueva de Salamanca.

 

capitel palacio de las salinas en Salamanca

Detalle de capitel tallado en el palacio de las Salinas.

 

fachada de la universidad de salamanca

Fachada de la Universidad de Salamanca.

 

Patio de la Universidad de Salamanca

Patio de la Universidad de Salamanca.

Conclusión.

Salamanca no sería la misma si no estuviera rodeada de la piedra de Villamayor.

Quien no conozca esta ciudad y su belleza, desde aquí le invitamos a que compruebe por sí mismo cómo la arquitectura y toda la cultura que la rodea, abraza a cualquier foráneo.

En Santiago Criado, no comercializamos con esta piedra, pero nos parece un material tan importante de nuestro entorno, que pensamos que era “casi obligatorio” escribir un pequeño artículo para mostrar las bondades y grandezas de este elemento que viste nuestras calles.

Esperamos que te haya gustado el artículo, y si es así, déjanos un comentario 😉 .