Las humedades son uno de los problemas más típicos en cualquier tipo de construcción.

Ahora que llega el otoño, éstas se pueden incrementar debido a las lluvias y a un mal aislamiento en nuestra vivienda.

En este artículo, aprenderás a distinguir entre los distintos tipos de humedades, cómo prevenirlas y cómo hacer frente a este problema que puede provocar problemas serios en nuestra casa.

¿Qué son las humedades?

Las humedades no son más que la acumulación de agua, vapor de agua u otro tipo de líquidos que se quedan adheridas a las paredes y/o techos de nuestras viviendas o construcción.

Hablamos de problemas graves de humedad cuando nuestra vivienda tiene un porcentaje superior al 90%.

problemas de humedades

Humedades graves en vivienda.

Lo óptimo, es mantener un porcentaje que varíe entre el 30% y el 50% máximo de humedad relativa en el ambiente.

Este exceso de humedad, puede provocar diferentes problemas salubres y estructurales.

¿Cómo se genera la humedad?

Sabiendo ya qué son exactamente las humedades, debemos conocer ahora las causas por las que se generan.

Los motivos principales por lo que podemos tener problemas de humedades son:

  • Mala ventilación es nuestra vivienda.
  • Construcción incorrecta o con materiales de baja calidad.
  • Deterioro por el paso del tiempo.
  • Impacto de la climatología.

 Efectos de las humedades.

Sufrir humedades en nuestra casa, conlleva una serie de problemas que pueden llegar a ser graves.

Cuando notamos que en algunas zonas de nuestras paredes aparecen manchas, hongos o que la pintura comienza a desprenderse del mortero, significa claramente que existe un problema con el agua.

Dependiendo del grado de gravedad, tener humedades en casa puede tener distintas consecuencias, ya no sólo a nivel estructural, sino también a nivel salubre para las personas que allí viven.

Por tanto, es fundamental tener en cuenta que algunos de los efectos negativos que pueden provocar la vivienda, son los siguientes:

Alergias e infecciones.

Una consecuencia grave de convivir con la humedad es que puede provocar en las personas que la sufren problemas de alergias, infecciones cutáneas, rinitis y empeorar otras patologías como pueden ser las migrañas o el asma.

Por si esto fuera poco, según algunos estudios, existe una relación directa con el agravamiento de enfermedades reumáticas al vivir en zonas o viviendas con mayor humedad.

Malos olores.

La acumulación de moho, también provoca malos olores en la vivienda difíciles de eliminar si no se corta el problema de raíz.

Aumento del gasto en calefacción.

Cuanta más humedad exista en la vivienda, mayor energía necesitaremos para mantener nuestra casa caldeada. Al existir un porcentaje de agua elevado, el calor no sólo debe extenderse, sino que debe eliminar ese vapor de agua, lo que afecta directamente al consumo.

Daños en el hogar.

Indudablemente, otro de los efectos de un exceso de humedades en el hogar, es el deterioro generalizado que provoca. Ya no sólo las manchas en las paredes y techos y los desprendimientos en la pintura. También provoca oxidación en los metales, daños en madera que se puede llegar a pudrir, desperfectos en objetos y mala conservación en elementos como libros.

Como ves, las humedades en paredes y techos es un asunto serio que hay que solucionar cuanto antes. Por nuestra salud y por la salud de nuestra vivienda.

Cómo prevenir las humedades.

Dicen que, en la prevención, está la solución. Por ello, una de las mejores acciones que podemos realizar contra las humedades, es prevenirlas.

Aunque es cierto que a veces puede ser complicado dependiendo del tipo de humedad, en muchas ocasiones si seguimos estos prácticos consejos, mejoraremos y prevendremos este problema.

Ventilación.

Ventila cada día tu casa. A ser posible, cuando la luz del sol entre por las ventanas. Esto hará que parte de la humedad se evapore y evitará que se acumule.

El baño y la cocina son las zonas en las que más humedad se acumula, por lo que requieren una especial atención.

Si no tuvieras ventana en el baño, abre todas las de la casa a la vez para que haya corriente y se ventile correctamente.

cómo prevenir humedades en nuestra vivienda

 Revisión de grietas y fisuras.

Revisa regularmente tus paredes y techos para detectar grietas y fisuras. Si las tienes, comprueba que no hay manchas de humedad o que la pintura no está «abombada”.

Materiales aislantes.

Si vas a realizar una reforma en tu hogar o estás construyendo una casa, lo mejor es que utilices buenos aislamientos . Los materiales aislantes no sólo optimizarán la temperatura de tu hogar, sino que evitarán y prevendrán las humedades.

Tender la ropa en el exterior.

Aunque tender la ropa en el interior es una práctica muy extendida, sobre todo en zonas donde la lluvia es más habitual, es fundamental evitar siempre que podamos tenderla dentro ya que aumenta de manera importante el porcentaje de humedad en nuestra vivienda.

Instalar ventanas de calidad.

Las ventanas son una de las partes del hogar más importantes. Si eliges unas de gran calidad, no tendrás problemas de condensación. En este caso, te recomendamos escoger ventanas velux.

Tipos de humedades.

No todas las humedades son iguales ni están provocadas por los mismos motivos.

Debemos saber identificar cada un de ellas para poder combatirlas de la manera más efectiva posible.

Humedad por condensación.

Las humedades por condensación son aquellas que se producen cuando el vapor de agua entra en contacto con una superficie más fría. Esto provoca que el vapor pase a estado líquido y la acumulación del mismo ocasione una acumulación de esas gotas que acaban mojando paredes y/o techos.

humedades por condensación

Humedades por condensación.

Dentro de las humedades por condensación, encontramos dos tipos:

Condensación intersticial.

La condensación intersticial se origina en los interiores de los cerramientos.

Condensación superficial.

La condensación superficial se forma en la cara interior de las paredes o techos y en superficies porosas. Normalmente, dicha condensación aparece cerca de ventanas y puertas con pequeños puntos oscuros.

Humedad por capilaridad.

La humedad por capilaridad es aquella que llega desde los capilares (redes internas de poros por los que puede circular un líquido) de los materiales. Es una humedad que aparece desde el suelo. El muro se va empapando y va subiendo. Se produce porque la humedad intenta salir por el muro.

humedades por capilaridad

Humedades por capilaridad.

Por consecuencia, aparece moho y manchas . El problema suele ser por la mala construcción de la vivienda. No utilizar impermeabilizantes y aislantes de calidad, puede provocar estas humedades por capilaridad.

Humedad por filtración.

La humedad por filtración lateral es aquella provocada por la entrada de agua que proviene desde el exterior y que se filtra directamente a los muros.

Se puede producir por mala impermeabilización del edificio, mal uso o inexistencia de aislantes o debido a una rotura del mismo edificio por lo que el agua se filtra por ese espacio.

humedades por filtración

Humedades por filtración.

Este tipo de humedades son muy habituales en zonas inferiores de edificios o viviendas como garajes y sótanos.

En algunos casos, también se dan humedades por filtración cuando se ha roto alguna vía de conducción de agua y el agua penetra a través de los materiales.

Quitar humedades en paredes.

Como hemos visto, tener humedades en nuestra vivienda, conlleva una serie de problemas que debemos atajar rápidamente. Cuanto antes detectes las humedades en tu vivienda, antes podrás solucionarlo evitando que vaya a más y que pueda crear daños estructurales o problema de salud para las personas.

No todas las humedades se quitan igual forma, por lo que una vez que sepas el tipo de humedad que tienes, tendrás que darle una solución determinada.

 Eliminar humedades por capilaridad.

Existen distintas opciones para eliminar las humedades por capilaridad. En este caso, disponemos de las siguientes soluciones:

Barreras químicas:

Las barreras químicas consisten en crear una serie de perforaciones en la pared con una distancia aproximada de 10 cm en las que posteriormente se inyecta una solución química especial que repele el agua y evitando que el agua ascienda.

barrera química contra humedades por capilaridad

Aplicación de barrera química contra humedades por capilaridad.

Electroósmosis:

Este procedimiento consiste en instalar dispositivos electrónicos que producen unas emisiones invirtiendo la polaridad. Es decir, consiguen que el agua en vez de subir por las paredes, baje, eliminando de ese modo la capilaridad.

Esta solución, no necesita obras. Sin embargo, depende de energía conectada al suministro de luz, por lo que, si existe algún tipo de apagón prolongado, la humedad volverá a ascender.

Barreras físicas:

Si están pensando reformar un entorno en el que tengas humedades por capilaridad, puedes optar por esta opción. Las barreras físicas consisten en instalar una placa impermeable en la base de los muros para evitar que el agua ascienda. Es una medida efectiva y muy útil cuando se necesita hacer obra.

Eliminar humedades por condensación:

Dependiendo de la gravedad y el tamaño, podremos eliminar nosotros mismos las manchas de moho provocadas por condensación o por el contrario, optar por especialistas en humedades.

Eliminar manchas de moho superficiales por condensación.

Coge un paño limpio y humedécelo en una solución de agua con lejía. Posteriormente, frota las manchas de moho y al ser superficiales, se quitarán sin problema.

Después, ventila la habitación hasta que se seque por completo.

 Eliminar manchas por condensación profundas.

Si las manchas de humedad por condensación son más profundas, lo ideal es ponerte en manos de un profesional para que lo solucione.

cómo quitar humedades

Si prefieres arreglar el problema tú mismo, realiza los siguientes pasos:

  • Elimina la capa que se ha formado con una espátula.
  • Es necesario realizar una limpieza de toda la zona aplicando una mezcla de lejía y agua a partes iguales a través de un paño.
  • Si has tenido que eliminar varios milímetros por la profundidad de la humedad, necesitarás poner una fina capa de plaste entre el yeso y el enlucido.
  • Deja secar.
  • Aplica una pintura impermeabilizante. Pinta siempre unos 7 centímetros más arriba solapando con la pintura original para que quede bien fijada.

 Eliminar humedades por filtración:

Para eliminar las humedades por filtración, primero tendremos que estar seguros del origen del problema pata tratarlo de raíz.

Una vez que esté identificado y si no es grave, quitaremos las humedades por filtración siguiendo estos pasos:

  • Retira toda la pintura en mal estado con la ayuda de una espátula.
  • Aplica un anti-moho o lejía con agua a través de un paño.
  • Lija la zona para que quede lisa y coloca una fina capa de masilla plástica. Deja que se seque.
  • Por último, pinta la zona afectada con pintura de calidad impermeable. Lo ideal es darle dos capas.

 Conclusión.

Como has comprobado, sufrir humedades en el hogar es algo serio que hay que solucionar cuanto antes.

La prevención también es fundamental. Lo barato sale caro, por lo que utiliza siempre los mejores materiales de construcción para tu hogar y será más complicado tener estos problemas.

Por otra parte, si ves que el problema es más importante de lo que pensabas, es mejor que contrates a un profesional, ya que eliminará por completo las humedades de manera rápida y eficaz.

Esperamos que te haya resultado útil este artículo y si tienes cualquier duda, déjanos un comentario. ¡Hasta el próximo! 🙂