Si estás pensando en cambiar tu cuarto de baño y barajas la posibilidad de adquirir un inodoro suspendido, pero te surgen muchas dudas, aquí te explicaremos todo lo que necesitas saber sobre este tipo de sanitarios.

Normalmente, nos vamos a los diseños más estandarizados ya sea para inodoros, lavabos, bidets, etc… porque es lo que conocemos, pero siempre es interesante valorar otras opciones. Así pues, a continuación, intentaremos disipar todas tus dudas.

¿Qué son los inodoros suspendidos?

Los inodoros suspendidos son un tipo de sanitario en el que su estructura es “flotante”, es decir, no tiene una base que se apoya en el suelo, ni una cisterna en la parte superior tal y como estamos acostumbrados a ver o tener en cualquier cuarto de baño.

baño con inodoro suspendido

Una de las características más llamativas es precisamente esa ( y de ahí su nombre). Cada vez más, se valora la posibilidad de instalar este tipo de producto ya que si bien puede parecer un artículo de diseño sólo al alcance de unos pocos, queremos desterrar ese mito ya que actualmente hay multitud de opciones al alcance de todos los bolsillos. También debemos  saber que hay distintos tipos de wc suspendidos.

Al contrario de lo que pueda parecer, podemos pensar que es un producto demasiado frágil al estar sujeto sólo a la pared, sin embargo, disponen de una estructura sólida y testada en la que un inodoro suspendido puede soportar hasta 300 kilos de peso según el modelo.

 

Tipos de inodoros suspendidos

Aunque existen diversos tipos de inodoros suspendidos, podemos decir que hay dos variantes muy diferencias:

 

Con tanque integrado

Este tipo de inodoro, tiene en la parte posterior del mismo, un pequeño tanque y no necesita aplicar una cisterna detrás de la pared. También tiene integrados los botones de descarga en el mismo producto.

inodoro suspendido con tanque integrado

En el caso de los inodoros con el tanque integrado, la instalación es más sencilla, ya que no hay que realizar obra al tener todo integrado.

Con cisterna detrás de la pared

Los inodoros con la cisterna detrás de la pared, están más extendidos que los anteriores. Visualmente son más ligeros que los de tanque integrado, ya que tienen todo el mecanismo de la cisterna oculto detrás de un tabique o la pared, por lo que no sobresalen tanto.

cisterna detras de la pared inodoro suspendido

Los botones están incrustados encima del inodoro en la misma pared.

Si bien es cierto que la instalación podría resultar algo más “engorrosa”, es una gran opción si necesitas hacer obra en tu cuarto de baño y quieres aprovechar esos huecos que no sabes qué hacer con ellos. Además, este tipo de inodoros suspendidos son más económicos que los anteriores y visualmente son increíblemente atractivos. Cada vez se ven más en hoteles, restaurantes y  centros comerciales.

Aquí tienes un vídeo en el que se ve la instalación claramente.

Ventajas e inconvenientes

Está claro que si estamos barajando la posibilidad de adquirir un inodoro suspendido para nuestro cuarto de baño, tenemos que tener muy claros cuáles son los pros y los contras. Es una decisión importante, por lo que desde la honestidad, te explicaremos cuáles son los pros y contras reales de este producto.

ventajas e inconvenientes inodoros suspendidos

Ventajas

La primera (y fundamental) ventaja que debemos tener en cuenta a la hora de instalar este producto, es la higiene. Con este tipo de inodoros, no hay cercos posibles con el suelo al ser flotantes, por lo que la limpieza será mucho más efectiva. Además, al no haber ese contacto, no existe la posibilidad de que se acumule la suciedad entre el suelo y el sanitario y se puede hacer una limpieza 100% del inodoro y del suelo al disponer de espacio para ello. Por otra parte, en el caso de los inodoros con el tanque integrado en la pared, los botones están instalados en esa misma pared y suelen ser metálicos y bastante más amplios que los del resto de inodoros convencionales, por lo que también son mucho más higiénicos y fáciles de limpiar.

Otra de las grandes ventajas de este producto es sin duda, el diseño. La imagen minimalista, elegante y moderna, hace que la apariencia de estos inodoros, no pase desapercibida. Si quieres darle un toque especial a tu cuarto de baño, esta es una gran opción. Además, al ir suspendido, los azulejos del suelo no tienen que ser recortados, por lo que crea una imagen lineal y mucho más homogénea.

Por otra parte, se ahorra espacio en el baño. Al tener el tanque oculto, la misma taza está pegada a la pared, por lo que ese espacio queda cubierto y se ganan unos cuantos centímetros.

También existen algunos modelos en los que se puede regular la altura al instalarlo. ¿Te imaginas lo feliz que sería un jugador de baloncesto o cualquier persona alta al optar por un inodoro que estuviera a su altura?

Si esto no fuera suficiente, podemos indicar que también son más silenciosos. Al tener oculto el tanque, la pared funciona como barrera acústica y eso minimiza el sonido al accionar los botones.

 Inconvenientes

Aunque las ventajas son superiores a los inconvenientes, sí debemos tener en cuenta que hay algunos factores que valorar para ver si este tipo de sanitarios se adapta a tus necesidades.

La instalación, puede ser un problema si no deseamos hacer obra. Aunque hemos hablado de los inodoros sin tanque, lo normal es que se necesite modificar el un tabique o pared del baño para poder instalar el tanque detrás de la misma.

En cuanto a los arreglos, normalmente no necesitan demasiado mantenimiento y si hay problemas, se suelen solucionar fácilmente levantando la placa de los botones de descarga. No obstante, si la avería fuera más grave, entonces quizás habría que abrir la pared para tener acceso al tanque con todo lo que conlleva. 

Precios de los inodoros suspendidos

Aparte de la instalación, uno de los puntos que más suele frenar la adquisición de un inodoro suspendido es el precio. Aquí debemos decir que si bien pueden tener un precio algo más elevado que los sanitarios habituales, los precios han bajado mucho en los últimos 5 años. Hoy en día podemos encontrar este producto a partir de los 250 €, aunque habrá que tener en cuenta también la adquisición del bastidor y la pequeña obra que se tendrá que hacer.

Conclusión

Si quieres darle un nuevo diseño a tu cuarto de baño y tener un producto que destaque y a la vez sea altamente funcional, la opción de un inodoro suspendido es realmente buena.

inodoros suspendidos

Sopesa los pros y contras, y si finalmente decides adquirir este tipo de sanitarios, recuerda encontrar al mejor profesional para que te haga una instalación óptima del producto, ya que de ella depende en gran medida el éxito de este gran producto. Y recuerda, si tienes dudas, déjanos un comentario y te responderemos encantados 😊.